Categorías
Entradas

Paronomasias contemporáneas después de la pandemia: feliz verano/ fácil verano

En este verano de 2021 una campaña publicitaria de Mutua Madrileña concluye cada uno de sus anuncios en la televisión con el deseo “feliz verano” que, en el último momento, se convierte en “fácil verano”. Puede verse aquí:

Concretamente en 0.40-0;42

Mientras los subtítulos en blanco alternan las dos expresiones, la voz en off dice “estamos aquí para haceros la vida más fácil”, que no deja de recordar otro anuncio de Coca-Cola (“estás aquí para ser feliz”).

La canción de fondo es «That’s Life», de  Frank Sinatra.

El enunciado general del anuncio (verbal y visual) es un deseo de que vuelvan (con una ánafora) la serie de problemas de la vida habitual, los anteriores a la pandemia. Frente a ellos, la compañía de seguros ofrece soluciones.  “Feliz verano” está consolidado ya como una locución habitual de despedida antes del tiempo estival, equivalente al “buen fin de semana” con que nos despedimos los viernes. Es una de las fórmulas contemporáneas de felicitación que de alguna manera resulta análoga a las felicitaciones de la cultura clásica. El verano como tiempo de vacaciones conquistado en las últimas décadas se prevé como un tiempo para la felicidad. La originalidad de esta campaña es ofrecer un juego de palabras entre feliz y fácil que de hecho es una sinonimia, si no una traducción o una explicación del primer adjetivo por el segundo.

La paronomasia feliz /fácil’ se percibe mejor en sus abstractos felicidad/facilidad. Los cuatro términos se remontan a étimos latinos y guardan una relación que he tratado en este otro blog. En la pronunciación castellana (en sentido estricto), si las ponemos en alfabeto fonético internacional feliz/fácil se aprecia que el contraste se da entre las vocales e/a y en el cambio de orden de las consonantes l y z. Lo mismo sucedería en zona de ceceo. Y, con otros sonidos, también en la de seseo /felis – fasil/

La RAE define así facilidad (https://dle.rae.es/facilidad):

facilidad

Del lat. facilĭtas, -ātis.

1. f. Cualidad de fácil.

2. f. Disposición para hacer algo sin gran trabajo.

3. f. Ligereza, demasiada condescendencia.

4. f. Oportunidad, ocasión propicia para hacer algo.

5. f. pl. Condiciones especiales que permiten lograr algo o alcanzar un fin con menor esfuerzo. Facilidades de pago.

facilidad de palabra

1. f. facilidad para expresarse con brillantez de manera espontánea.

dar facilidades

1. loc. verb. facilitar (‖ hacer fácil).

En la 4ª acepción está la frontera semántica con el concepto de felicidad: “ocasión propicia para hacer algo”.  En la campaña publicitaria, frente a la expresión general y casi coloquial “feliz verano” se presenta otra fórmula de felicitación verdaderamente nueva, aunque con mucha tradición semántica detrás:  “fácil verano”. Por un lado tenemos la paronomasia y sinonimia ‘fácil’/ ‘feliz’. Por otro lado, lo antonimia implícita ‘fácil’/‘difícil. El verano, y más aún el verano de la época postpandémica, aparece como una época con muchas dificultades previsibles e incluso deseables para que retorne la normalidad. Esas dificultades son las de la vida pero concentradas en el tiempo vacacional y en algunos casos multiplicadas. Frente a eso la compañía desea, propone y de hecho garantiza un fácil verano. La desdicha aparece como sinónimo de dificultad. La felicidad como  sinónimo de facilidad. En los dos abstractos es aún más evidente la paronomasia felicidad facilidad. De fondo está el concepto contemporánea de que todo fluya y por tanto es una felicidad que se da en el desenvolvimiento fácil de las cosas. No hay que olvidar que fácil y facilidad, por sus correspondientes étimos latinos, derivan del verbo facio, “hacer”. Lo que se deja hacer cómodamente o lo que tiene ocasión propicia para ser hecho es lo fácil. Está al lado justo de lo feliz, tanto fónica como semánticamente. La primera acepción de ‘fácil’ en el DLE “Que no requiere gran esfuerzo, habilidad o capacidad” es toda una síntesis del concepto contemporáneo de felicidad (no solo de facilidad). En cambio en el mundo antiguo era una virtud, algo que había que entrenar y cultivar.